viernes, diciembre 15, 2017
Ultimas Noticias
Inicio » Opinión » Ciudad de odios políticos

Ciudad de odios políticos

 

Por: Delfín Sierra Tejada

La historia registra que en Ciénaga siempre han existido los rencores partidistas. La nuestra, tal vez fue, la primera en donde el libelo se usó para el ataque a los opositores.

Para quienes tienen la obligación de conocer la historia de este pueblo en el propósito de no repetirla y superar algunos complejos y “mañas” que se quedaron haciendo parte de las costumbres y el comportamiento de los cienagueros, sabemos que desde el siglo diecinueve algunos hombres sin personalidad y carácter, se escudaron en manuscritos para cuestionar u ofender a sus contendientes políticos, los que no enfrentaban de manera gallarda con el uso de la palabra en la tribuna pública o con acciones encaminadas a mejorar al pueblo, sino parapetados en lo que se ha conocido como panfleto que esconde al autor del mismo y le permite decir o escribir lo que se le antoje de su contenido. La muestra es famosa por el uso de la manta, con la que se retaba, en épocas de bárbaras naciones” a los ” enemigos políticos” mayormente, para terminar en un duelo a machetes que al final arrojaba como resultado malheridos o muertos. Y es triste recordar la “celada” que le tendieron sus enemigos políticos al General venezolano Francisco Javier Carmona, quien entró a Ciénaga y Santa Marta haciendo parte de la tropa libertadora, que luego (1840) depuso a un gobernador de apellido Diazgranados y creó el nuevo Estado Soberano de Manzanares con capital Ciénaga, lo que le representó la muerte un domingo de carnaval en el sector sur de la plaza del centenario hoy (las quince letras) en un hecho condenable y atroz. Y antes los liberales radicales y los liberales independientes se trenzaban en trifulcas interminables con muertos y heridos por defender los unos a Riascos, y los otros a Labarcés cuyas familias al final de la historia terminaron unidas y amasando riqueza como en el final de una telenovela de amor de nuestra televisión nacional.

Pero persistir en este viejo uso de ofensas, calumnias y señalamientos, escudados en un papel y no dar la cara o firmar, venga de donde viniere, es un acto de soterrada cobardía que desdice mucho de la fama del cienaguero de ayer, que fue considerado en todo la nación como: “hombre dispuesto a la pelea” y por eso se le miraba con respeto, de reojo y maliciosamente, porque se sabía de la disposición del nativo de este solar a no dejarse menospreciar por nadie y es así que la historia registra la presencia de Bolívar, Carmona, Maza, Labarcés, Riascos, Uribe y otros, convocando a los cienagueros para enrolarse en las filas y librar unas batallas que dejaron una impronta de valentía, arrojó y entrega por una causa, así no fuera la triunfadora como algunas veces aconteció. Pero pasado los años y vinculados con la tecnología y la inmediatez de las comunicaciones creemos que ya ese estilo está revaluado y mandado a recoger, porque ahora los hombres dan la cara, responden por lo que escriben, lo firman y asumen los riesgos que representa tener decisión y carácter para opinar, disentir, controvertir y en últimas, esperar sin temores lo que puede arrojar como resultado lo que se considera como una opinión centrada, ecuánime, respetuosa y sobre todo, respeto por la tesis que se plantea y por quienes serán los receptores del mensaje divulgado para que no duda de su seriedad y propósito de defender la verdad, objetivo final de escribir lo que se le antoje de su contendor.

Junio 11 de 2017

 

Acerca de Delfin Stereo

Delfin Stereo | La Revolucion de la radio Escríbenos a: delfinstereo@hotmail.com - delfinstereo@gmail.com

Facebook

Twitter

Google Plus

YouTube

Instagram

Follow Me on Instagram